Templo Mayor | Huey Teuccalli | CDMX

El Templo Mayor es el atractivo principal de la Zona Arqueológica del Templo Mayor que se encuentra ubicada en las laderas de la Catedral Metropolitana del Centro Histórico de la Ciudad de México, un Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO. Este gran templo de doble adoración: al dios Tláloc y al dios Huitzilopochtli, es el mejor testimonio del antiguo Tenochtitlan y un atractivo turístico que atrae millones de visitantes al año.

Tenochtitlan había sido fundada en 1325 y era la capital del gran Imperio Azteca. Fue conquistada y destruida por el ejército de Hernán Cortés en 1521. Sobre sus ruinas se construyó la nueva ciudad. Entre finales del siglo XIX y principios del XX se hicieron los primeros descubrimientos de los restos del Templo Mayor, en las laderas de la Catedral Metropolitana de Ciudad de México. Y será en 1978 cuando se emprende la compleja excavación que sacó a la luz todo el Recinto del Gran Templo Mayor, y declarada Zona Arqueológica.

El Templo del Huey Teuccalli era la estructura más gran y notable del antiguo México-Tenochtitlan. Fue erigido en el sitio que daba cumplimiento a la mitología: el lugar donde se encontraría un águila sobre un nopal devorando una serpiente –símbolo que se representa en la franja blanca de la bandera de México.

Fue construido en siete etapas, al parecer cada 52 años como bienvenida a un nuevo ciclo, aunque los estudios afirman que se hacía por orden de cada nuevo gobernante. Comprende una serie de construcciones ubicadas en el perímetro de un gran patio.

Atractivos del Templo Mayor | Huey Teuccalli

A la entrada del centro ceremonial Gran Templo se hallan dos serpientes onduladas que vigilan el acceso al Templo Huey Teuccalli, formado por una pirámide trunca con doble escalinata y dos templetes-adoratorios. Se accede a su cima que supera los 30 m., a través de dos enormes escaleras de cuatro plataformas superpuestas que simbolizaban las dos montañas sagradas: el Tonacatepetl y el Coatepec.

Los elementos que componen y destacan en su atractivo son: el Monolito de la Coyolxauhqui, el Altar a Tzompantli, la Casa de las Águilas, el Templo Rojo Sur y Norte, el Adoratorio dedicado a Tláloc, Dios de la Lluvia, antecedido por la escultura deChac-mool (que sostiene un vasija), el Adoratorio dedicado a Huitzilopochtli, Dios de la Guerra y el Sol, precedido por la Piedra donde se sacrificaba a los enemigos.

El 12 de octubre de 1987 abrió al público el Museo del Templo Mayor, una edificación moderna que se construyó al lado de las ruinas del Templo, cuenta con ocho salas de exhibición permanente. Incluso en el Museo Nacional de Antropología puede apreciarse una maqueta de la Zona Arqueológica del Templo Mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *